miércoles, 18 de febrero de 2009

De SCRUM a NADA



Es normal en blogs y páginas dedicadas a temas de agilidad, XP o Scrum hablar del cambio tan positivo que se produce en el equipo, en el cliente, en el avance del proyecto, en la calidad, ..., al empezar a utilizar dichas técnicas.

Se habla también de la mejora en el ambiente de trabajo, de la confianza que va impregnando el equipo, de la satisfacción por ver que el proyecto avanza, etc.

Pues bien, a mi me gustaría hablar hoy del caso contrario:
Un proyecto que empezó con SCRUM
  • Comunicando al cliente como sería el desarrollo
  • Diseñando la pila de producto y las pilas de Sprints, con distinto grado de detalle.
  • Realizando reuniones diarias
  • Entregando en fecha el resultado de los Sprints
  • Se cerraron los dos primeros Sprints en fecha, con evidente sa
  • En fin, un proyecto que no tenía pinta de terminar mal

Peeeeero, siempre hay un pero, era un proyecto:
  • A precio cerrado (el cliente paga lo que dice en el contrato)
  • Con requisitos abiertos (los requisitos sobre los que se ha hecho la estimación son cambiantes)
  • Con un análisis previo tipo BDUF , que el jefe de proyecto (Él) pretende usar como contrato
  • A Él le parecían "demasiadas reuniones", las de 15 min. por la mañana
  • El responsable debe asignar las tareas a todos, dijo Él
  • La estimación es cosa del analista y del Jefe de Proyecto
  • No tengo información de como vamos, esto también lo dijo Él. A pesar de tener constancia de qué, cuando y como se hace cada tarea (gracias al excel de Navegapolis)
  • En fin, un proyecto que no parece que vaya a terminar bien
Resultados y conclusiones
  • SCRUM no es más que una tontería, por tanto se deja de usar
  • Fuera reuniones mañaneras, son pérdidas de tiempo. Se pierde el enfoque a corto plazo
  • Fuera reuniones de todo el equipo: Se hacen jerárquicamente y luego se van contando al resto (algún día debo hablar sobre el juego del teléfono)
  • Los análisis y las planificaciones las hacen los gurús y se las cuentan al resto del equipo.
  • Los gurús asignan tareas
  • Como se eliminan los sprints, ahora es un continuo y se ha perdido el enfoque a medio plazo.
  • Ahora el proyecto se sabe como va, a pesar de no saber qué hace quien ni para cuando estará
  • Por último algo sin importancia: La moral del equipo no ha disminuido, ha DESAPARECIDO
Siguiendo con mi costumbre de estar equivocado (ya un clásico) diría que cada día se aproxima más al abismo, pero soy el único que lo piensa...

6 comentarios:

Charo dijo...

Como única "picadora" añadiré que con esta situación desdichadamente real, el ánimo, las ganas de aprender y el sentimiento de equipo evolucionan en decaimiento, desconfianza y sentimiento de abandono. Lo cual transforma mi anterior estado de respeto y admiración por mi actual decadencia afectiva por los gurus que me rodean.

Charo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Teo Sánchez dijo...

Gracias por tus comentarios y ánimo, que no hay mal que cien años dure.

Rios dijo...

Con lo bien que estábamos haciendo reservas hoteleras, qué comienzos más bonitos (aunque cierta persona se cabreara porque yo no me manejaba bien con el Management Studio y diera un golpe en la mesa ;-) )

Luis dijo...

El único consuelo es que si el barco termina de hundirse, todos estos fascinerosos se van a hundir con él...¡Hay que ser optimistas chicos/as!

AcP dijo...

Y sí. Hay veces que se utilizan las metodologías ágiles para "hacer lo que yo quiero". El tuyo es un muy buen ejemplo de que esta actitud no es exclusiva de los programadores...

No se sorprendan de ver al jefe de proyecto descargando culpas en el resto del equipo con argumentos "ágiles".

Este tipo de personas piensan que ágil es "que todos se hagan responsables de hacer lo que yo quiero cuando quiero".

Suerte.