martes, 26 de mayo de 2009

Finanzas de la "línea roja"




Estoy leyendo un libro de Robert T. Kiyosaki, autor de "Padre rico padre pobre", titulado "El cuadrante del flujo de dinero", donde habla de las distintas formas de ganar dinero y de las diferentes características psicológicas de cada uno de estos tipos de personas:


  • E: Empleado, que gana un salario trabajando para otros con la esperanza de la seguridad, muchas veces falsa.
  • A: Autoempleado, que gana el dinero trabajando duro de forma independiente.
  • D: Dueño de negocio, que gana dinero con el trabajo de otros.
  • I: Inversionista, que gana dinero invirtiendo su dinero.


Es una lectura muy recomendable y he aprovechado para transcribir aquí un pasaje, que espero os haga interesaros por el libro.


En el mundo del automovilismo existe una expresión sobre "mantener la máquina en la línea roja". La "línea roja" se refiere a que el acelerador eleva las revoluciones por minuto del motor tan cerca de la "línea roja", o la máxima velocidad, que el motor del vehículo puede mantener sin reventarse.
En lo que se refiere a las finanzas personales, existen muchas personas, ricas y pobres, que operan constantemente en la "línea roja" financiera. No importa cuánto dinero ganen, lo gastan tan pronto como lo reciben. El problema de operar el motor de su vehículo en "la línea roja" es que la esperanza de vida de la máquina se reduce. Lo mismo ocurre cuando usted maneja sus finanzas "en la línea roja".
Varios de mis amigos médicos afirman que el principal problema que ven hoy en día es el estrés causado por trabajar duro y nunca tener suficiente dinero. Uno de ellos afirma que la principal causa de padecimientos de la salud es lo que llama "el cáncer de la cartera".

4 comentarios:

el villa dijo...

Hola Teo,
ésta es la primera vez que entro en este sitio y no sera la última.
LA LINEA ROJA LA MALDITA LINEA ROJA.
Mi vida es un ejemplo de la linea roja,pero si no hubiese conocido la sensación de ir al límite ,que es lo que realmente engancha, me habría perdido la sensación de ir al límite y perdona, a mí me gusta esa sensación , debo de ser un poco masoca, pero no tonto cuando uno va a todo lo que da y lo controlas, todos tus proyectos se realizan mas rápidamente, eso si, tienes que tener siempre presente el no pasarte de vueltas. Si te pasas de vueltas lo acabas pagando de una manera o de otra pero siempre acabas pagando.
En los negocios no es bueno ir a tope porque si vas a tope y necesitas un poco mas de revoluciones para salir de una curva y no las tienes lo mismo te estrellas.
También depende de tu capacidad de reacción pero por lo general no es bueno ir siempre a tope.
Yo tengo un sistema que consiste en lo siguiente:
1/y pricipal tener una familia que son la hostia ,siempre estan ahí para cualquier cosa y son mis manos cuando necesito manos, mis ojos cuando necesito ojos y en general son mi colchón de seguridad en todo momento (vaya desde aquí este homenaje para ellos en el día de mi 44 cumpleaños porque sin ellos no sería quien soy).
2/saber que si vas a tope, no puede ser eternamente, necesitas parar, engrasar máquinas, repostar y ver la carrera en algún momento desde fuera (ésto me crea una perspectiva diferente a los demás corredores) y cuando vuelvo a entrar en la carrera lo hago con otras ganas y con las ideas claras.
y 3/saber que si no lo hubiese hecho así, en éste momento de mi vida no me encontraría en el puesto de la carrera en el que estoy y sobre todo, no habría salido de la famosa carrera de ratas ni habría conocido la libertad de poder acelerar y desacelerar a mi antojo y no al antojo de alguien que me marque el ritmo.
Sin más se despide el villa.

luis dijo...

Cierto, Teo, uno de los grandes problemas de este momento en el que vivimos, es que vamos siempre pisando el acelerador " al límite de revoluciones"
Ya lo dice "el villa" en su comentario (al que saludo).
"todos tus proyectos se realizan más rapidamente" dice Juán. Y es eso, rápido, rápido de prisa , más más, y al final, pués, pasa lo que pasa; que uno acaba estrellado y lo malo es que además preguntandose cómo puede ser, si lo tenía todo...controlado.
En fin , es lo que nos ha tocado...aunque a veces, muchas veces, más de cuatro veces es extremadamente gratificante reducir,cambiar a velocidades más cortas, bajar las ventanillas y "sentir" el aire fresco que nos acaricia la cara.

Teo Sánchez dijo...

Hola Villa y Luís, gracias por vuestros comentarios.

Lo que intento decir en esa entrada es que si siempre vas a tope económicamente, no ahorras y vives por encima de tus posibilidades (como mucha gente ha hecho en los últimos años), al menor traspiés te ves en problemas.

Y los imprevistos está ahí para todos (accidentes, enfermedades, pérdida del empleo, etc.)

luis dijo...

Entendí lo que decías en tu entrada, Teo. Tal vez no supe plasmar mi comentario. Ganar, ganar, gastar,gastar.Empeñarse hasta las cejas. Y es que vivimos un momento en que las apariencias son muy importantes.
Un saludo.